La espada de la Fiscal

JESÚS SEGOVIA (*)



Usémosla para defender los derechos y las garantías consagradas en la Constitución Nacional que por mayoría, el pueblo venezolano aprobó en el referendo del domingo 15 de diciembre de 1999. Apoyemos a Luisa Ortega Díaz, fiscal general de la República que en las declaraciones del jueves 8 de junio de 2017, en Caracas, enseñó y marcó el camino legal y pacífico a transitar por los hombres y las mujeres valientes que aman y defienden la democracia y la libertad secuestradas por los mafiosos Nicolás Maduro, Diosdado Cabello, Vladimir Padrino López y sus cómplices.

La fiscal pidió “a todos los habitantes del país que rechacen la Asamblea Nacional Constituyente, porque una Constituyente a espaldas del pueblo no puede ser Constituyente”. También aseguró que el decreto del presidente Maduro “no cumple con los extremos legales, porque es el pueblo quien tiene la potestad de convocar la Constituyente”.

Asimismo, Ortega Díaz llamó a los venezolanos para que acudan al Tribunal Supremo de Justicia a adherirse a la demanda que introdujo contra ese proceso convocado por el Jefe de Estado. Ante la Sala Electoral del Poder Judicial solicitó la declaratoria de nulidad de las bases comiciales, de las decisiones y de todos los actos administrativos emanados del Consejo Nacional Electoral atinentes a la Constituyente, por ser “igualmente inconstitucionales”.

Lo más importante, la hasta hace poco consecuente, fiel alcahueta y aplaudidora del represivo y abusador régimen de Hugo Chávez y de Nicolás Maduro, recordó lo previsto en el artículo 333 del texto constitucional: “Esta Constitución no perderá su vigencia si dejare de observarse por acto de fuerza o porque fuere derogada por cualquier otro medio distinto al previsto en ella. En tal eventualidad, todo ciudadano investido o ciudadana investida o no de autoridad, tendrá el deber de colaborar en el restablecimiento de su efectiva vigencia”.

Ahí, la Fiscal General de la República “puso el dedo en la llaga” de los pandilleros y forajidos a quienes hasta hace poco, ella respaldó. Aunque esa sabia, correcta y justa rectificación no la libra de culpas, entre ellas los “juicios amañados, parcializados e inventados” contra Leopoldo López y otros presos políticos, aunque no la exonera; sí le otorga la oportunidad de reivindicarse y ayudarnos a derrotar a los tiranos que hoy reprimen despiadada e inclementemente a los venezolanos que reclaman porque la dictadura de Maduro y de Diosdado desmejoró la calidad de vida de millones de compatriotas.

Al artículo 333 agreguémosle el 350: “El pueblo de Venezuela, fiel a su tradición republicana, a su lucha por la independencia, la paz y la libertad, desconocerá cualquier régimen, legislación o autoridad que contraríe los valores, principios y garantías democráticas o menoscabe los derechos humanos”. Ambos derechos y garantías constitucionales son vinculantes. Así que, “hundamos el dedo en la llaga” de los malandros que someten y torturan a la gente decente y trabajadora.

Entonces, sí es así, no pelemos ese boche. Acompañemos a la Fiscal Luisa Ortega Díaz y acudamos a los tribunales de municipios para adherirnos a la solicitud de nulidad de la ilegal, inconstitucional y fraudulenta Asamblea Nacional Constituyente propuesta y promocionada a troche y moche por el dictador Nicolás Maduro que intenta perpetuarse en el poder y terminar de instaurar el trasnochado y fracasado modelo político, ideológico y económico que desde 1959 impera en Cuba.

Maduro y su pandilla pretenden eliminar “el voto libre, universal, directo y secreto” establecido en el artículo 63 de la Carta Magna para que en Venezuela no haya más elecciones del Presidente de la República, de diputados a la Asamblea Nacional y los Consejos Legislativos Regionales; tampoco comicios de gobernadores de estados, de alcaldes y de concejales.

No lo permitamos. Rebelémonos y apelemos a la desobediencia civil. Abarrotemos los tribunales de municipios para exigir la nulidad del fraude de Maduro que avalan y amparan los sucios cómplices del Consejo Nacional Electoral y el Tribunal Supremo de Justicia. El viernes 9 de junio, en Valera, abogados del Frente para la Defensa de la Constitución y la Democracia introdujeron las primeras peticiones. Adelante. Sigamos avanzando. Con palabras y actuaciones rotundas, contundentes, reiteremos el “No” a los dictadores. “No” a los verdugos y esbirros que proscribieron la democracia y la libertad en Venezuela. ¡He dicho!



(*) Periodista

jesus63segovia@yahoo.es




Por:

Create Account



Log In Your Account