“DIOS DESDE LA MAQUINA”

“Deus ex machina”, es una expresión latina que nos encontramos en el teatro Griego y Romano que significa “Dios desde la maquina”. Machina era una especie de grúa que introducía desde fuera del escenario a un actor cuyo objetivo era el de darle un giro a la trama, este actor normalmente representaba a una deidad que venía a rescatar a los protagonistas de alguna situación comprometedora.

En el mundo de la política y más en la gestión pública muchos creen en el “Deus ex machina” como el Dios inesperado que solucionara sus problemas, una especie de solución milagrosa. Esto les permite involucrar a terceros para endosarles sus fracasos; cobra vida de esta forma la maltrecha y casi mítica responsabilidad compartida, para terminar en un “nosotros” que no es otra cosa que aliviadero del infortunio.

El costo político es otras de las deidades a la que apelan los dirigentes a la hora de tomar una decisión; esta para que se dé, debe estar siempre justificada desde la perspectiva de costo-beneficio. El costo político es un argumento salido de la nada, una justificación a cualquier cosa, una excusa que permite evadir responsabilidades al estar dispuesto a no actuar. James Freeman Cllarke . Filósofo, clérigo e historiador norteamericano acuña la frase apropiada que ilustra esta conducta “un político tiene sus ojos en la próxima elección en tanto un estadista la tiene en la próxima generación”.



Por:

Create Account



Log In Your Account