Libres pensadores

(Parte I)
Por: Héctor Díaz
Uno de los elementos que tenemos que asumir en pleno siglo XXI la dirigencia política del país, es diseñar nuevos modelos de estructuras partidistas de conformidad con los tiempos de la evolución, aquel viejo modelo leninista, de estructura vertical y cerrados herméticamente con la figura añejada del militante ya eso quedó atrás; para aquella época de Marx, Hegel, Lenin, Bujarin o Trotsky quizás se comprenda la conformación de ese modelo de aparatos por la lucha de clases o la repartición del mundo entre los dos hemisferios de la derecha y la izquierda, y había una realidad en el mundo por el poder. Recordemos que la revolución rusa triunfa entrando el siglo XX, 1917, pero abortada después de la muerte de Lenin por José Stalin, quien se encargó de degenerar y hacer de su imagen y semejanza los aparatos políticos comunistas en el mundo.
En América Latina grandes pensadores hacían esfuerzos por desligarse de aquellas concepciones y ajustaban la base programática o la declaración de principios a los elementos históricos nuestros para no ser satélites soviéticos o chinos, entre esas figuras se encontraba Rómulo Betancourt, quien organiza con Jóvito Villalba el Partido Democrático Nacional y da origen a las grandes definiciones ideológicas que más tarde surgen cuatro partidos con una posición clara en el mundo de las ideas; el Partido Comunista de Venezuela (PCV), Acción Democrática (AD), Unión República Democrática (URD) y al partido Social Cristiano COPEI. Estas organizaciones indistintamente de sus diferencias en la forma de actuar en el pensamiento político, asumieron el esquema stalinista-leninista en sus estructuras internas como instrumento de conducción. Para la generación del 28 no habían escenarios distintos y el gomecismo se habían encargado de aislarnos de las discusiones políticas y de tener acceso a la literatura ideológica del mundo.
El desarrollo de los partidos se veía truncado por las dictaduras militares quienes no representaban ni a la derecha, eran simples correas de viejas culturas caudillistas que amasaban el poder por herencia cuartelaría, pero no por convicciones; el trienio de Rómulo Gallegos es apenas una incipiente experiencia truncada por militares con ansias de poder y es hasta 1958, cuando se comienza a darle forma a un modelo de alternancia partidista por la vía de la consulta democrática de cuya experiencia hoy estamos pagando las consecuencias. Rómulo Betancourt entendió que había que romper la hegemonía adeca en 1968 y darle paso a una organización distinta en el poder, Acción Democrática ya llevaba diez años en el poder y amenazaba en convertirse en un segundo PRI mexicano que había tomado el poder en 1929 y Rómulo divide AD por razones estratégicas para que Caldera y su partido COPEI asuman el poder. Es así como Betancourt y Rafael Caldera asumen la figura de caudillos civiles en pleno siglo XX.
En 1988 nuevamente los caudillos civiles son enfrentados internamente en sus organizaciones, Carlos Andrés Pérez enfrenta a los herederos del betancurismo y gana el proceso interno e igualmente ocurre con Eduardo Fernández que se enfrenta a Rafael Caldera y gana la denominación para las presidenciales; ambos candidatos presidenciales generan una crisis partidista, a tal punto, que Caldera se retira de los escenarios políticos y pasa a la reserva y el betancurismo empieza a planificar la caída de Carlos Andrés Pérez, cuyo objetivo lo logra cuando el senado autoriza el antejuicio el 21 de mayo de 1992. Rafael Caldera se va de COPEI en 1993 y se lanza como candidato presidencial con un movimiento llamado Convergencia, logrando por segunda vez la presidencia de la república, pero en ese periodo de conflictividad interna entre los caudillos civiles de los aparatos políticos, es cuando surge el rompimiento institucional con una sacudón de la población descontenta, 27 y 28 de febrero 1989 (caracazo) y de las fuerzas armadas con dos intentos de golpes, 4 de febrero y el 27 de noviembre de 1992.
(Continúa)
hectordiaz63@hotmail.com


Por:

Create Account



Log In Your Account